La marca eres tu!_Personal Brand

Este tema, para mi, es fascinante. Se trata de entender que la imagen que proyectamos, en todo aspecto, nos convierte en una marca.

Podríamos definir la marca personal o personal brand como “el conjunto de ideas, sensaciones y percepciones que adopta nuestro entorno como consecuencia de nuestros actos”. Es decir, es lo que proyectamos de nosotros mismos, y es muy importante trabajarla para poder alcanzar nuestros objetivos personales. Pero, ¿por qué es tan importante?

Un aspecto relevante es que hace 10 o 15 años, nuestra vida era mucho más privada. Hoy, con las redes sociales, somos mucho más visibles y podemos publicar todo aquello que queramos mostrar, ya que se nos facilita un “medio”.

Pero la marca personal no se crea tan rápido. Es producto de un trabajo y de una actitud que nos lleva a proyectar la imagen y los valores que queremos. Es importante pensar y construir una estrategia, donde los puntos más importantes son:

  • Definir objetivos profesionales y personales, donde aparezcan nuestros valores.
  • Decidir en qué entorno nos vamos a mover y quiénes van a ser nuestros clientes.
  • Diferenciarnos y construir una identidad.
  • Generar vínculos y empatía con el entorno.

Luego de definida la estrategia, podemos pensar en su ejecución. Para eso, en lo personal me gusta trabajar tres conceptos básicos:

  • Definir un mensaje: Qué es lo que se quiere comunicar con nuestra propia imagen.
  • Crear y construir un diseño/imagen: Esto es nuestra “cara” y nuestra firma. Al igual que una empresa, debemos tener nuestra “imagen corporativa” que represente nuestra identidad.
  • Canales de comunicación:  Tener un blog o una página web que defina cómo somos o cómo pensamos, puede ser muy diferenciador. Aquí también es importante tener una línea editorial, como por ejemplo en las redes sociales, donde los contenidos se muestren ordenados y con un sentido. Instagram hoy es la red social que mejor funciona para mi, pero la idea es descubrir cuáles son nuestros canales de comunicación ideales para estar en contacto con nuestros clientes.

Así también, todos estos conceptos son aplicables al mundo de los emprendedores y pequeños negocios: la imagen que proyecta nuestra marca debe aportar valores tales como la profesionalidad, compromiso, fidelidad, etc. o en definitiva, lo que busquemos transmitir con nuestros actos. De esta forma, y a partir de una marca personal potente, podremos ser parte de una comunidad de clientes que compartan y vivan los valores que buscamos transmitir con nuestra actitud.

Deja un comentario